MAPUCHE Entrevistas

Entrevista
LOS RÍOS: Lorenna Saldías, Directora Regional del Consejo de la Cultura y las Artes Es primera vez que el Consejo de Cultura se enfrenta al trabajo con pueblos originarios, en el caso del Consejo Regional de los Ríos con el pueblo mapuche. ¿Cómo se enfrentó este desafío y cuál fue la estrategia para adentrarse en el territorio? Existen vínculos del CNCA con los pueblos originarios generalmente a través de programas tales como Red Cultura o el departamento de Fomento, sin embargo el punto de partida es la creación de la Unidad de Pueblos Originarios (UPO) a nivel nacional, lo que se replicó a nivel regional en todo Chile. En el caso de la región de Los Ríos se puso especial atención en respetar el protocolo mapuche. Pedimos  autorización a las Autoridades Ancestrales para entrar al territorio, el respeto parte desde ahí. Por otro lado, la UPO organizó una serie de actividades que permitieron la vinculación con las comunas y actores relevantes vinculados al pueblo Mapuche. De esta forma pudimos conocer experiencias previas de trabajo en comunidades, ello nos dio insumos que aportaron mucho al momento de ejecutar el trabajo. Digno de destacar es el despliegue de la unidad por toda la región. Durante la primera etapa trabajamos comuna por comuna haciendo una reunión en cada una de ellas. Eso  nos permitió  participación activa y una asistencia de 312 personas sólo en la primera etapa. ¿Qué aprendizaje queda del proceso y cuál es la mirada en relación al futuro Ministerio de Cultura? El aprendizaje es que aún queda mucho camino por recorrer, esta es una relación que recién comienza y es muy justa y necesaria de mantener. Incluir la visión de los pueblos originarios a nivel nacional, regional y local en el diseño de las políticas culturales es un paso para el país que refuerza nuestra identidad y ayuda a auto reconocernos en la aldea global. Partir del principio de participación ciudadana es sumamente enriquecedor. La impronta de nuestra Presidenta Michelle Bachelet es esa y para allá avanzamos todos quienes estamos comprometidos con su Gobierno. Esta experiencia sin precedentes nos hace pensar en que el futuro Ministerio tendrá una mirada con pertinencia, inclusiva y justa con el legado vivo de cultura ancestral que son nuestros pueblos originarios.  ¿De qué manera se integra la mirada del pueblo Mapuche en las políticas públicas de cultura? Es un trabajo que actualmente se desarrolla a través de los procesos de Consulta y que a su vez, se integrará en la elaboración de la política regional de Cultura en base a los temas prioritarios. Asimismo con el trabajo de la UPO, se han podido conocer inquietudes que esperamos a mediano plazo se transformen en actividades y programas apoyadas por este Consejo, de manera que como Gobierno, logremos ser un aporte concreto a cuestiones tan trascendentes en Cultura como el rescate de la lengua, valoración y profesionalización de los artistas de pueblos originarios, entre otros. A su juicio, ¿Cuáles son los hitos más importantes del proceso que se llevó a cabo en la Región de los Ríos? Sin duda un hito de este proceso fue la primera reunión de Consulta en La Unión el 29 de septiembre de 2014, donde tuvimos una asistencia de 64 personas. La contingencia de ese momento nos ponía en un contexto complejo de mucha confusión en relación al proceso que el Ministerio de Desarrollo Social junto a CONADI había partido previamente y que no trataban las mismas temáticas ni contenidos. En ese momento había un ánimo de disconformidad en las comunidades, por ello temíamos un reunión complicada, sin embargo pudimos salir adelante con la metodología frente a una gran audiencia que finalmente validó el proceso. Otro de los hitos a destacar, y que nos dieron un sello a nivel nacional, fue el trabajo con niños mapuche considerados como sujeto de derecho en quienes se reflejará todo este esfuerzo que hoy hacemos. Con ellos desarrollamos un trabajo audiovisual que puede ser visto por cualquier persona en el sitio web del Consejo Regional de Cultura de Los Ríos.  ¿Cuáles fueron las principales dificultades del proceso en la región? A mi juicio la principal dificultad del proceso fue romper con la barrera de desconfianza, propia de un pueblo muy golpeado históricamente. Por ello la principal demanda es la derogación de un decreto supremo, que a su juicio, atenta contra su estado de derecho y convenios internacionales adscritos por el país. En un proceso como éste la confianza es clave para salir adelante exitosamente. Se deben establecer lazos de cooperación, mayor participación e inclusión, sólo de esta manera mejoraremos la democracia y tenderemos al bien común. Me da la impresión que esta dificultad no sólo se presentó acá, sino es un denominador común a todas las regiones, lo que habla de las carencias y tareas que aún nos quedan por hacer y mejorar como país.

Volver