MAPUCHE Entrevistas

Entrevista
LOS RÍOS: Faumelisa Febe Manquepillán Calfuleo ¿Qué expectativas le genera este proceso de Consulta y cómo ve la integración de las propuestas surgidas en el futuro Ministerio? Las expectativas son las que ha tenido la gente mapuche desde siempre: el reconocimiento, la valoración, el respeto hacia todo lo que nosotros somos,  y eso encierra hartas cosas. Cómo las integramos, es más complicado, eso hay que dejárselo a la gente que sabe hacer esas cosas, los tecnicismos. En su opinión, ¿cómo calificaría el desempeño de la Unidad de Pueblos Originarios del CRCA  de los Ríos para cumplir esta tarea? A mí me gustó como se hizo, por el respeto hacia hartas cosas que no se habían tenido en cuenta antes. Por ejemplo me gustó mucho que se haya invitado a los Lonkos, a las autoridades ancestrales de verdad, así comienza el respeto por los pueblos. Aunque no todo el mundo mapuche tiene claro eso, pero que ustedes lo hayan hecho me pareció muy importante. Me hubiera gustado ir a otro lado para reafirmar esa visión. Lo otro que me pareció muy bien es que haya estado gente de acá que es muy sabia. Yo creo que se repitió lo mismo en otros lados, por ejemplo acá estaba Victorino (Kimeltuchefe que acompañó todo el proceso de Consulta en la región), que desde mi óptica es una de las personas que sabe y que maneja muy bien el tema mapuche y el tema espiritual, él es un profesional muy capaz, su humildad y sencillez es parte de la sabiduría mapuche. Está bien como se está enfocando en la región, no sé cómo se hace en otras regiones. Creo que esto nos lleva a todos a un reconocimiento, el Consejo de la Cultura antes tenía un pequeño resquicio para el artista mapuche, ahora que salgan y vengan a hacer una consulta, que vayan a terreno y que ahora estén conmigo en el LOF Kilche Mapu es inmensamente valorable.   ¿Cuáles son los temas que en términos culturales el pueblo Mapuche debe relevar en este proceso? Yo creo que todos los temas son importantes, como pueblo, como nación Mapuche. Yo creo que prima la lengua y la educación, porque van de la mano, pero sin dejar de lado la salud. Obviamente el respeto absoluto y la consulta a las autoridades ancestrales que eso es muy importante también, o sea es todo. Para mí personalmente  que trabajo en educación ese tema es primordial. Sabemos que el arte y la cultura son rubros donde cuesta ganar un espacio y tener un buen desempeño, quizás más aun para el pueblo mapuche. En la actualidad ¿cuál es la realidad de los cultores y artistas de su pueblo, aspiran a la profesionalización para el futuro, o hay otros caminos a seguir? Acá habla de profesionalizar algo que no es profesional. Yo creo que como artista no sé si lo que busco es profesionalizarme sino más bien buscar el apoyo. No necesito ser profesional para crear porque ya tengo un camino trazado, no necesito que me den un certificado sino que me compren, que se valore esa parte de la creación. Por ejemplo valorar a un artista es premiarlo y decirle ya hagamos un libro, sin mucho proyecto, sin tanta espera para el otro año. A mí me interesa hacer hoy una grabación de mi canto, porque no tengo, a lo mejor ahí necesito profesionalizarme pero si me dedico a eso voy a dejar de crear. Los artistas tenemos la necesidad de producir para poder vivir de lo que hacemos. Necesitamos que se simplifique el tema de los proyectos, que sea más humano el proceso, que no me tiren al internet, yo soy humana no quiero eso, yo quiero estar con mis piedras y crear. Creo que muchos artistas (mapuche) tenemos la misma necesidad de mejorar el acceso a las postulaciones. A lo largo de las reuniones del proceso de consulta se ha manifestado un cierto temor a que se “folclorice”  la cultura, ¿qué opinión le merece aquello? Eso depende de nosotros los mapuche, de cómo exigimos que se haga y de qué forma mostramos nuestra cultura. Si estamos exigiendo que se nos reconozca no se va a ‘folclorizar’, sino a reconocer y respetar. Yo lo veo como un reconocimiento, tendría que ser así  y no de otra forma No sé a qué le llaman en Chile ‘folclorizar’ algo, cuando uno no quiere que eso pase simplemente se hace respetar de una u otra forma. Acá estamos en el planteamiento de reconocernos  todos con la raíz mapuche que todos tenemos, el no mapuche también viene de donde mismo. A mí me da mucha risa cuando dicen  “yo no soy mapuche pero tengo raíces mapuche”, es como decir “tengo raíces de manzano pero doy peras”, es algo sin sentido, para mí eso es folclorizarse uno mismo. En el pueblo mapuche uno no puede folclorizarse, es un trabajo de nosotros como educadores, artistas y autoridades tradicionales. Al momento que comenzó el trámite de creación del Ministerio de Cultura, no se había tomado en cuenta la opinión de los pueblos originarios en este proceso, por ello esta indicación sustitutiva al proyecto de ley, cuyo objetivo es integrar la mirada respecto a cultura de todos los pueblos originarios de Chile como parte de un todo, de una identidad. ¿Qué opinión le merece aquello y como el Estado de Chile debiera enfrentar este desafío? Tiene que ver con el reconocimiento de las raíces, de los rasgos, de los colores que todos tenemos acá en Chile. ¿Chile tiene cultura propia? son los pueblos originarios los verdaderos portadores de identidad de cultura, por ahí hay que empezar. Por eso es que ustedes están acá (risas)… acá somos una mezcla y desde ahí hay que partir. Yo no sé cómo hacer entender a la gente eso, que todos tenemos sangre, de una u otra forma, de algún pueblo originario de acuerdo al rincón de donde se mande el mensaje. ¿Alguna reflexión final o algo que quiera agregar en esta entrevista? Ojalá que les vaya bien, que se forme este Ministerio. Estoy expectante y esperanzada porque se me está pasando el tiempo y no me va a alcanzar para seguir creando, por eso estoy apurada, cuando ya no queden fuerzas exponer y ver mi fuerza en mis piedras, estas van a durar miles de años. Estoy dejando un legado para todos, no sólo para mi familia, esa es la idea. Un mensaje de amor y de reconocimiento a nosotros mismos, aprender a quererse uno para querer después al otro, a mirarse a la cara. Lamentablemente acá no nos queremos mucho porque somos chiquitos, morenitos, queremos teñirnos el pelo. Qué bonito mirarse al espejo y quererse tal como uno es, con sus defectos físicos a veces, mentales otras veces, juntos a veces. Algunos se notan más que otros, pero todos debemos aceptarnos mejor como somos y desde ahí partir, yo creo que ese es el mejor mensaje que se puede mandar a la gente.

Volver