MAPUCHE Entrevistas

Entrevista
REGIÓN METROPOLITANA: Elisa Loncon Entrevista Elisa Loncon, académica de la Universidad de Santiago, traductora y coordinadora de la Red por los Derechos Educativos y Lingüísticos de los Pueblos Indígenas de Chile (Red DELPICH), participó activamente del proceso de consulta indígena en la Región Metropolitana. ¿Cómo cree que ha sido el espíritu que ha tenido la Consulta Previa, en la Región Metropolitana,  para la creación del Ministerio de Cultura? He participado y observado el proceso, creo que pudo haber existido mejor comunicación y correspondencia por parte de los pueblos originarios. La intención que tiene el Consejo de la Cultura, y todas las personas que están llevando el proceso, que es gente transparente y que está trabajando profesional y responsablemente, no se ha podido traspasar con absoluta confianza, debido a la desconfianza de los pueblos originarios con el Estado. Creo que ahí hubo una falla de gobierno. Cuando la Presidenta Michelle Bachelet hizo su campaña, dijo que se iban a derogar  dos decretos: el 40 y el 66, y no lo ha hecho hasta la fecha. Si hubiesen abolido ambos decretos, la afinidad sería  mejor. Por lo mismo, mucha gente se restó a participar y muchos no se dieron el tiempo de comprender que había una voluntad diferente y simplemente rechazaron la consulta. Hubo una falta de confianza  producto de una promesa que todavía no se cumple y nosotros como pueblos originarios pedimos que eso se cumpla. Ya es tiempo que se haga esa derogación. ¿Ve esta consulta como una oportunidad para poder dialogar con el Estado? Desde una visión estratégica, lo veo como una oportunidad para los pueblos indígenas y también para el Estado, para avanzar en la solución de este sistema político que ha sido absolutamente colonizante. Por primera vez nos convocan a discutir la ley de la creación del Ministerio de Cultura. Anteriormente nosotros hemos interrumpido las leyes para decir: oiga, acá estamos nosotros. Nos pasó con la ley general de educación el año 2007, en donde me ha correspondido organizar el trabajo de las organizaciones indígenas para la defensa y la revitalización de las lenguas desde mi trabajo como coordinadora con todas las organizaciones sociales. Es necesario crear la instancia al interior de la estructura política para permitir una interlocución de los pueblos indígenas. Tenemos la experiencia de estar tramitando la Ley de Derechos Lingüísticos desde el  año 2011, la que nos ha costado mucho porque no existe una instancia de apoyo  que aborde el tema indígena. El debate en torno a la creación del Ministerio de Cultura es importante para los pueblos indígenas,  tenemos la posibilidad de proponer una ventana e insertar dentro de la estructura de ese Ministerio un espacio para que se trabaje con los pueblos y para los pueblos. En la indicación sustitutiva se propone tener un representante de organizaciones indígenas en el Consejo del Patrimonio Efectivamente, pero un tema son los representantes, y otro,   el espacio concreto de acción para los pueblos indígenas. Nosotros no podemos ceder nuestro patrimonio porque la cultura es parte de los derechos de nuestros pueblos, si quedamos insertos dentro del concepto de patrimonio del proyecto de ley, quedamos desprotegidos de los derechos que nos corresponde decidir. Hemos analizado el proyecto y  creemos que debe considerarse un tercer servicio para las  lenguas originarias, el cual debiese tener un presupuesto establecido y representantes de todo  el país .No sacamos nada con pelearnos la formalización de dos personas que nos representen en el Ministerio, si dentro de la  estructura no existe un canal que permita llevar las demandas de los pueblos indígenas. La implementación de esas demandas necesita el espacio para que los pueblos indígenas puedan participar legítimamente aplicando el mandato del convenio 169 que dice que todas las estructuras del estado se tienen que adecuar a los derechos de los pueblos indígenas. Este proyecto de ley debe considerar el compromiso firmado por el gobierno de Chile de adecuar la estructura del Ministerio para la participación de los pueblos indígenas y eso significa abrir un espacio para canalizar las demandas e implementarlas. ¿Cómo cree usted que se ha desarrollado el proceso? Ha sido un proceso ordenado, informado, pero de parte nuestra, ha sido poco participativo .Como no se han derogado los decretos 40 y 69,  la gente se ha restado de participar. Mi postura es que hay mucho que hacer con el Estado. Toda la ausencia de la participación indígena, se ha debido a  una invisibilización. Hay una deuda histórica que se tiene que reparar. Estos diálogos deben servir para que los políticos tomen conciencia de que nuestros derechos han sido vulnerados a lo largo de la historia y que en un momento dado, yo espero que sea este, el Gobierno diga basta con el sistema de colonización. Deseamos que todos los fondos que se abran para el desarrollo de las culturas y de los pueblos originarios,  no sea por compasión del Estado, sino por una absoluta reparación histórica. Entonces ha habido un avance… Lo ha habido, pero falta mayor comunicación y difusión por parte del Estado. Desde los pueblos indígenas, nos falta confianza.

Volver